Consejos para el cabello graso

ponermeguapa-pelograso

El cabello graso, que se ensucia con facilidad y no luce con el brillo que debería, tiene varias causas y una de ellas es la genética –ahí poco se puede hacer-. Pero, además, factores como el estrés, los nervios, una alimentación rica en grasas o la contaminación influyen bastante y también utilizar productos -como el champú- no apropiados.

Por otro lado hay que tener en cuenta que un pelo graso, si está constante contacto o roce con la cara, puede provocar que aparezcan imperfecciones en nuestra piel. Otra razón de peso más para que, tratar el cabello graso, sea una prioridad. Nuestra melena puede lucir limpia y bonita siguiendo unos sencillos consejos.

Champú, la clave

La base del tratamiento contra un cabello graso está en elegir un champú específico para este problema como, por ejemplo, el Balance Purifying Shampoo de Wella (unos 15 euros), el de Petit Marseillais con arcilla blanca y leche de jazmín (3,10 euros)  o el Fructis Cabellos Grasos (2,95 euros). Otra opción es utilizar un PH neutro como el de Johnson’s (unos 4 euros) o el de Eucerin Dermo Capillaire (6,90 euros). Como referencia hay que saber que, en general, aquellos champús con contengan algas, romero, ortigas o camomila ayudan a equilibrar el cabello.

ponermeguapa-champucabellograso

En cada lavado es recomendable hacerlo dos veces (champú-aclarar-champú-aclarar) y realizar un masaje con las yemas de los dedos para que el producto arrastre la grasa del cuero cabelludo.

Es preferible hacerlo con agua tibia –si está muy caliente altera el PH natural y puede ayudar a la producción de sebo- y el enguaje final con fría: nuestro pelo estará más brillante.

Como ayuda extra debemos saber que existen las mascarillas de arcilla para el pelo. Las podemos aplicar una vez a la semana o cada quince días. Por ejemplo la de Le Petit Marseillais con arcilla blanca (4,90 euros). Es importante hacerlo solamente en el cuero cabelludo, no en el resto.

Un cabello graso exige lavarlo cada día o días alternos, eso no debe suponer un problema, siempre que sigamos las pautas correctas.

Qué evitar

Los cabellos grasos son enemigos de los productos capilares que contengan proteínas, aceites o siliconas –que no dejan transpirar-. También de los champús demasiados cremosos. Además no debemos usar el secador a una temperatura muy elevada o muy cerca de la raíz.

En el caso de que utilicemos acondicionador es mejor hacerlo sólo en puntas y aclarar rápidamente. Si estamos hablando de cabellos muy grasos es mejor no usarlo. Finalmente hay que saber que emplear continuamente un cepillo de raíz a puntas fomenta que se reparta la grasa capilar por lo que es mejor no abusar del cepillado o utilizar un peine.

¿Cómo tienes el pelo? ¿Tienes el cabello graso? ¿Utilizas algún truco para evitarlo?

  • Subscribete y recibe los últimos post
  • Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *